José María Navarro

Lunes, 02 Mayo 2016 18:53

Labor de equipo

transparencial 640x310 2Hace ya unas semanas que en la junta directiva de la Asociación de Comerciantes de Moncada reorganizamos los cargos a raíz del cese como presidente por voluntad propia de Sergío Alós.

El hombre después de unos años de duro trabajo, necesita un respiro que le permita emprender proyectos profesionales y personales. Continua en la junta directiva como vicepresidente segundo, pero sin la presión del cargo de presidente.

El caso es que entre unas cosas y otras… no se presentó voluntario alguno para sustituir a Sergio, yo tampoco. Pero a pesar de ello acabe siendo el nuevo presidente, ya que Sergio durante la reunión de la junta directiva para la elección de cargos, me pregunto directamente si podía serlo y quería. A lo que yo asentí.

De nuevo mi excesivo sentido de la responsabilidad acabo ganándole la partida a mi sentido común, aunque he de reconocer que fue gratificante comprobar que el resto de la junta directiva compartia la opinión de Sergio.

Viernes, 11 Marzo 2016 14:38

Hacer que pasen cosas...

 

“Hay personas a las que les pasan cosas y hay personas que hacen que pasen cosas”

 

 entrevista congreso inmobiliario 1Y yo quiero hacer que pasen cosas. Nos dijo el carpintero Joan Carles Guasch, alías Rocky, la tarde del pasado 4 de marzo, mientras estábamos sentados junto a Ernest Soler en el escenario del Teatre Auditori de Calafell.

Delante de nosotros, las más de trescientas personas asistentes al AIC16.

Hace unos meses me llamo por teléfono mi colega de profesión y amigo Sergi Verge para que colaborara nuevamente en el congreso de inmobiliarios, donde no se habla de inmobiliaria, su propuesta para este año “La Pasión”. Me pidió que en el evento ayudara a Ernest Soler a entrevistar a un carpintero de Calafell conocido como “el Rocky”.

¿Un carpintero? (pensé). Los carpinteros no están de moda. Lo están los cocineros, los periodistas y hasta los diseñadores de software. Creo que el último carpintero que estuvo de moda, fue un tal Jesús de Nazaret

signature 962355 960 720El contrato de gestión de venta en exclusiva que las agencias inmobiliarias firman con los propietarios de inmuebles, ha existido siempre. Y aunque a priori es una opción poco apetecible para el propietario, en los últimos tiempos repuntan las agencias que utilizan este tipo de contrato.
Vamos a tratar de orientarte con el fin de que las agencias inmobiliarias con pocos escrúpulos no te den gato por liebre.

1. Un contrato en exclusiva merece servicios en exclusiva que deben de figurar por escrito en el documento que firmaras con el asesor inmobiliario. Si la agencia solo va a poner un cartel en tu inmueble, otro en su escaparate y anuncios en internet, no merece tu exclusiva, ya que estará haciendo lo mismo que puedes hacer tu y que además suele hacer con sus inmuebles sin exclusiva. Busca otra agencia que de servicios de calidad.

Peña cilista 640x482A lo largo de un año suelo asistir a unas 20 jornadas de formación entre seminarios y cursos diversos. El fin es poner al día mis conocimientos inmobiliarios y empresariales.

Invertir en conocimiento profesional es una obligación con nuestros clientes y con nosotros mismos, un hábito ya establecido en Pisos Moncada y de obligado cumplimiento para todo nuestro equipo.

En alguno de estos eventos formativos, suelo oír con frecuencia como el formador de turno repite a ex cathedra, como una verdad indiscutible, aquello de: “Lo que no son cuentas, son cuentos”

Entre más la oigo, más en desacuerdo estoy con esa diatriba. Me propongo pues, con estas líneas revindicar el hecho de ir al encuentro de un fin más elevado que la permanente búsqueda de la transacción económica.

Que me gusta practicar ciclismo, lo sabéis, que relacionarme con la gente es de mi agrado, se me supone y que a pesar de no haber nacido aquí, considero que Moncada es mi pueblo, os lo digo yo.

Jueves, 24 Septiembre 2015 00:00

Oración

IMG-20150924-WA0003

Tengo el presentimiento que este post os va a parecer un rollo.

En cualquier caso tranquilos, no sufráis, no me ha dado un ataque de misticismo religioso. No, no es eso. Ya pasé por esa fase. Entonces era muy joven y con planteamientos vitales mucho más idealizados.

Normal, dirás tú, se suele ser así cuando se es joven. Cierto, pero no me arrepiento de mi etapa mística, aprendí mucho del espíritu humano. Pero… dejémoslo ahí.

Lo bien cierto es, que por aquel entonces no entendí muy bien que era eso de “la oración”.

Lo asimilé años después, cuando mi vida había dado un giro de 180 grados y estaba plenamente centrado en la práctica deportiva a nivel competitivo. Concretamente en una especialidad que requería de extensos y regulares periodos de entrenamiento, con la única compañía de mi sombra y la bicicleta que cabalgaba.

Poco margen de acción se tiene cuando se pasan entre tres y ocho horas diarias, dando pedales. El entretenimiento se sitúa entre evitar que te atropellen y controlar algunos parámetros como el pulso o la velocidad. Así fue como descubrí que la única vía de escape a la monotonía del entrenamiento, estaba situada en el interior de mi mente. Sin remedio, aprendí a tratar con mi conciencia.

Copyright © 2012 Vivir en Moncada todos los derechos reservados.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información.